Amor a primera vista

En la vida, las segundas ocasiones nunca fueron buenas. Y las terceras ya ni hablamos.

Aunque este dicho sea más común en el amor, vamos a focalizarlo en la vida pública de las personas.

Vamos a exponer 5 situaciones donde la imagen es vital:

1. Atención al cliente.

Eres de los que trabaja de cara al cliente, sentado en una silla tras el mostrador, de los que vas con el coche arriba y abajo… no importa la situación. Lo que debes tener muy en cuenta es que tú eres la cara visible de la empresa, que tú eres quien está en contacto con el cliente. Así pues, tu imagen refleja la imagen de la empresa.

3 aspectos a tener en cuenta son:

· Higiene personal: Debemos cuidarnos y tener recursos en momentos de inesperados. Ir bien vestido y con la ropa impecable es una cosa a tener en cuenta. Si solemos sudar en abundancia debemos tener cuidado al dar la mano al cliente. Una mano sudorosa no es plato de buen gusto. No debemos olvidarnos de echarnos una gotas de colonia y desodorante. Para ir más seguros, tanto los hombres como las mujeres podéis llevar dentro del malentín/bolo un estuche con un desodorante pequeño, un frasquito de colonia y toallitas húmedas.

· Vestimenta: Muchas empresas prescinden de uniforme laboral pero, aun así, intenta ir lo más acorde posible a la filosofía de tu empresa. Si se trata de una empresa formal, olvídate de las camisetas de tirantes y las minifaldas en verano; y mucho menos de las hawaianas.

· Complementos: No te pongas lo que vaya a molestar. El exceso de joyas despista al cliente, los anillos grandes son molestos para saludar con la mano o para escribir. Evita las joyas llamativas ya que provocará que el cliente preste más atención a ello que a lo que le expliques.

Intenta evitar a toda costa camisetas, complementos… relacionados con una ideología política o creencia religiosa.

2. Hablar en público

Es el día de hablar en público (consejos anti-nervios, aquí), de presentar un proyecto, de exponer tu trabajo final de carrera… Vamos a ver algunos aspectos a tener en cuenta para que la comida/bebida no nos pase factura

· Comida: Si vas a tener que ponerte frente al público después de comer, que no se te paso por la cabeza ingerir comida pesada y que pueda ocasionarte una mala digestión, ni ningún tipo de alimento que te repita (por ejemplo, pimiento o alioli).

· Bebida: Todos solemos tomar un café después de comer. Otros optan por un carajillo. Y otros por un cubata. Cuidado con las bebidas alcohólicas. Hasta unas copas de vino o cava/champagne de más pueden jugarte una mala pasada. Si la distancia entre el público y tú es poca, el alcohol se huele.

3. Buscar trabajo

Como ya pudimos ver en un post anterior en este mismo blog (ver aquí), si estás en plena búsqueda de trabajo debes pensar bien qué te vas a poner de ropa. Si para el cliente, la primera impresión con la empresa es lo que crea confianza o no; para la empresa, la primera imagen del entrevistado es fundamental. Así pues, ve acorde al sitio de trabajo y a la filosofía de la empresa.

4. En el trabajo

Aunque no trabajes de cara al público, tu imagen debe ir acorde con la empresa. Nunca sabes si tendrás que salir al rescate del responsable de atención al cliente o, si en algún momento, deberás sustituirle. Debes estar preparado ante cualquier cambio inesperado.

5. Perfil virtual

Ten cuidado con todo lo que publiques en tus redes sociales ya que, aunque lo tengas todo bien privatizado, todo queda. Hay que tener en cuenta en qué red social estamos y para qué la vamos a usar. Cada red social es un mundo, por lo tanto, en otra ocasión veremos dónde debemos estar como empresa y como persona y saber qué poner y cómo decir las cosas.

Lo importante aquí es que intentes evitar ser “amigo” en facebook de tus clientes o, por lo menos, evites colgar fotos comprometidas o que te etiqueten en ellas. Pero, si te recomiendo seguirlos en twitter (siempre y cuando tu perfil de twitter sea a nivel profesional y no personal).

Así pues, un consejo, intenta actuar como te gustaría que actuaran contigo. Intenta causar una primera buena impresión. E intenta mantener al cliente con una buena fidelización y contacto continuo.

*Laura Estadella