He dicho que no, Sr. Vendedor.

Es para estar indignado.

Entiendo que un comercial tenga puesto entre ceja y ceja que lo primero no es el cliente sino vender ese put* producto del cual se alimenta. Pero, al menos hay vendedores que te hacen ver que lo primero eres tú y la venta puede esperar.

Hoy he vivido una situación un tanto violenta donde me he sentido presionada hasta que casi me he visto con el producto dentro de mi bolsillo y el dinero fuera de él.

Sólo quiero que los vendedores tomen nota. Estos son las 5 cosas que más me han molestado hoy:

1. Empezar por el final

retroDespués de darme revistas informativas bajo la frase “son para ti, gratis”, después de “regalarles” mis datos personales (mal por mi parte) y después de aguantar un sermón de 30 minutos… me dices que tengo que hacer una primera compra “en ese momento”. Ante mi negativa, me arrebatas las revistas y te largas sin un “gracias por su tiempo”.

Pues “adiós muy buenas”.

2. Robarme mi tiempo sin permiso

Te presentas a mi trabajo por que estás “de paso” y me robas esos valiosos 30 minutos sin preguntar si tengo tiempo o si me interesaría lo que me vas a explicar. En vez de eso, me metes un embudo en las orejas y echas sin descanso alguno información que me desborda.

Mi cerebro no absorbe información tan rápido. Y menos si hablas sin cesar.  

3. Poner el producto a 1 centímetro de mi cara

BURBUJAMe invades mi burbuja personal, mi espacio vital, me pones encima revistas, productos… Me dejas sin espacio, me siento rodeada de cosas que no me interesan. Y si digo eso, que no me interesan, me acercas más el producto para presionarme e intentar venderme.

La distancia del producto no me hace cambiar de idea.

4. Bromas que no hacen gracia

Jiji, jaja, juju. Frases como por ejemplo “Yo me quiero comprar este libro. Si te lo comprar me lo puedes dejar. ¡No, es broma!” o “Estos libros son eróticos y picantes. Mmmmm…(ojitos)” no me hacen gracia. Primero porque no te conozco de nada y segundo porque si quieres vender no vayas de sobrado/a.

A algunos les harás gracia. Otros cambiarán la manera de verte. 

5. No aceptar el “no”

NOAnte una objeción como “Es caro”, “No estoy seguro”, “no me interesa” o “tengo que pensármelo/consultarlo” deberías tener respuestas para refutarlas. Pero si te he dicho 5 veces lo mismo, corta el rollo y da por cerrada la ”

no venta”.

Tienes mis datos, si. Pero ante cualquier e-mail o mensaje de móvil, le doy al botón “dar de baja”. Al fin y al cabo, no he firmado nada. 

Toma nota: Como si no nos hubiéramos visto. 

L*

De colores va el asunto

En este post me gustaría remarcar la importancia del color corporativo de una empresa/producto/persona. Y es que la inspiración me vino ayer después del Premio Balón de Oro 2013.

Muchas son las críticas que Leo Messi recibió (y lleva recibiendo) respecto a su estilismo en estos premios. Y es que no pasa desapercibido con sus modelitos de lo más “cool”. Su traje con lunares y uno aterciopelado causo sensación pero, el que lució ayer se llevó el premio a la estrategia.

ImageEl futbolista vistió un traje de color granate (grana) bien reluciente y nada discreto. Muchos pensarían: “Nuevamente, rompiendo en tendencia”. Y eso es lo que pensé yo hasta que vi el color del vestido de su acompañante (su chica), azul.

Azul-grana, una combinación que a más de uno (por no decir a todos) nos recuerda al equipo donde el crack argentino juega, F.C. Barcelona.

Puede que luciera el traje para destacar, ya que las estadísticas no le daban como ganador (ni los seguidores del Barça tenían la esperanza); o tal vez lo lució premeditadamente para realzar los colores de su club.

No solamente en fútbol se pueden lucir colores corporativos. No podemos limitar el uso del color corporativo en un sector u otro, sino que es un aspecto ampliamente aplicable a todos los ámbitos.

  • Política

Image

Partido Popular: El azul es el color del partido. Y ese es el color utilizado en material de oficina, mobiliario de los meetings… así como en la corbata de Mariano Rajoy.

Image

PSOE: Por lo contrario, el partido de la oposición se refleja por el color rojo.

  • Deportes

Image

El famoso “A relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor” dicho con pasión captó todas las miradas. Aunque la pasión estaba en el color del uniforme y de las corbatas. Un rojo que recordaba a los colores de la camiseta de la selección española, así como a la bandera nacional.

  • Hosteleria

Image

McDonald’s: Sabemos que es comida basura pero el 90% de las personas pecamos. El rojo y el amarillo destacan en el color corporativo de esta cadena de comida rápida. El rojo, de la carne; el amarillo, ¿tal vez de las patatas fritas?.

ImageFrescCo: Esta cadena de buffet libre luce el verde en su logotipo. Y el verde siempre recuerda a eso, a fresco como las ensaladas.

Estos son algunos de los infinitos ejemplos que nos podemos encontrar en nuestro día a día.  Te animo a observar por las calles de tu ciudad ejemplos de color corporativo significativos en empresas y buscar un por qué.

Moraleja: Utiliza tu color corporativo allá donde vayas y en todo lo referente al trabajo: material de oficina, tarjeta de visita… Hasta mobiliario del despacho. Identifícate y no pases desapercibido.

*Laura Estadella