No lo des todo por hecho

Hace una semana asistí a la final de un festival de música local (rock-metal) donde el presentador daba por hecho que los asistentes sabíamos las bases del concurso al pie de la letra y no tuvieron en cuenta que muchos fuimos para pasar un buen rato y disfrutar de la música en directo.

 

No voy a entrar en pequeños detalles pero si que quiero recomendaros 5 aspectos a tener en cuenta y no caer en el mismo error que ellos

 

1. Llama la atención del público

Si eres el presentador y estás encima del escenario anima a la gente a acercarse a la tarima antes de empezar a hablar. No empieces a charlar sin sentido mientras el público está hablando sin escucharte.

 

2. No des por hecho que la gente sabe de que estás hablando

Tal vez tú (como presentador) tengas muy claro las bases del concurso, cuál es el premio del ganador y de los finalistas… Pero la gente asistente tal vez no. Así que, antes que nada, explica le funcionamiento y los respectivos premios. Y, muy importante, sigue un orden coherente en tu discurso.

 

3. No bebas

Tal cual. Si eres el presentador evita beber más cervezas de las debidas aunque seas un fan incondicional de Metallica, lleves melenas, las gafas de sol te acompañen aun de noche y la cerveza sea tu fiel compañera. Estás presentando, eres la imagen del concurso, estás dentro de la organización y formas parte del jurado. ¿Dónde queda la buena imagen? Tómate unas cañas al finalizar el concurso, pero que no se te vaya de las manos antes ni durante.

 

4. No te creas el jefazo del mundo

Si, ya sabemos que formas parte de la organización pero esto no te hace el rey de la pista. Ahora presentas la final del concurso y, aunque tu forma de ser sea chulesca, evita hacer y decir idioteces. Harás que te odien por momentos (o para siempre).

 

5. Deja la ideología política a un lado (quien dice política dice fútbol)

Está bien que pases de puntillas por la crisis cultural pero no insultes a los políticos (con palabrotas incluidas) aunque tengas razón. Al fin y al cabo, si se puede hacer el concurso musical es gracias a los políticos de tu ciudad. Tampoco te desvíes de tema y termines hablando de fútbol y dejando verde al eterno rival. Vas a crear enemigos seguro.

 

 

Moraleja: Aprende a separar lo personal de lo profesional. Pero se competente con lo que haces.

 

 

Laura Estadella*

Venderse sin perderse

Dejar de perder el tiempo.

Los currículums típicos terminan en las papeleras de las empresas donde los enviáis. De hecho, en ocasiones no llegan ni en manos de quién decide. Y si, para colmo lo enviáis vía mail, corres el riesgo de que no llegue nunca a quien debería llegar.

Algunos pasan de empleado a empleado y se traspapela, otros no son leídos jamás, otros quedan entre más currículums que interesan y… ahí se queda.

 

Y sólo los que realmente llaman la atención son leídos (o vistos). Así que, os voy a enseñar 2 maneras originales de “venderse” a uno mismo y 1 para auto-destruirse y abandonar.

 

1. Currículum Vitae en un Codigo QR

 

2. Currículum artístico

 

3. Hasta nunca, jefe

 

 

Moraleja: Jamás imites a la mayoría ni hagas lo que haría todo el mundo.  Se único para venderte, diferente. Es parte del éxito. 

 

Laura Estadella