Del DirCom al RunCom no hay ni medio paso

Si alguien cree que el fenómeno baby-running con la “prehistórica comunicación” es 100% incompatible le invito a salir de este blog. Si alguien piensa que es complicado relacionar correr y comunicarse le pido que se quede y lea.

 

1Que correr está de moda es obvio. Me considero de ese tipo de personas que se enganchan a la moda tarde pero a tiempo y pasito a pasito. Y es que antes abandonaba la carrera al quilómetro y medio (como mucho); hora aguanto más de 5 km non-stop. Antes casi que corría con ropa de estar por casa y unas deportivas de suela de papel; ahora parezco el Inspector Gadget y sus artilugios. 

 

Y antes odiaba correr; ahora lo sigo odiando a menor medida.

Pero hablar… lo que es hablar no hay quien me pare. Hasta que entendí por mi misma que hablar y correr son como agua y aceite.

 

Quiero daros 5 tips básicos para principiantes, bajo el nombre de RunCom, donde la comunicación mientras corres se convierte en este “Director” que necesitas que te lleve la batuta.

 

1. No hables

¡Viva la paradoja! Pero, en serio, no hables. Almenos no lo hagas en voz alta. Si al principio consideras que te puedes permitir hablar mientras corres, a los 10 minutos te acordarás de este consejo. Todo ello conlleva a leer los dos siguientes puntos.

 

2. Automotívate

Repetirte constántemente que no puedes es información tóxica. “Es posible”, “Puedo hacerlo”. Piensa en cómo antes hacías 1km y ahora ya lo has superado. Márcate un objetivo y ve a por él. Y esto me lleva a la siguiente.

 

3. Habla contigo mismo

Mirar el paisaje, leer letreros, sumar las matrículas de los coches… Haz lo que quieras pero correr, al igual que estar despierto a las doce de la noche, es fantástico para pensar y hablarte a ti mismo sobre cómo ha ido el día, qué tareas de casa tienes que hacer, qué vestido te pondrás el jueves por al noche… Cuando te des cuenta ya habrás sumado otro kilómetro.

 

4. No vayas solo

2Ir a correr con alguien, y más siendo novato, ayuda a no tirar la toalla. La conexión que se crea con la otra persona es brutal. Te tira del carro, te arrastra a no parar… e incluso te da el privilegio de llevar tú el ritmo durante aquel rato que piensas que no te queda aire en los pulmones. Y todo sin mediar palabra alguna.

 

 

5. Escucha música

El kit de supervivencia no está completo sin una buena playlist en tu teléfono móvil. La música es terapéutica. Correr con música te ayuda a desconectar del mundo, a abandonar durante unos minutos del ruido cuotidiano, de los coches, de las conversaciones de personas que dejas atrás… Si eres principiante, olvídate de una música demasiado cañera porque, inconcientemente vas a correr al ritmo de ésta y 500m después estarás sin aire. Escucha música que conozcas, canta por dentro, analiza la letra, imagínate bailando… y paso a paso vas a sumar recorrido.

 

Y ahora, ¿piensas que correr y comunicación no son compatibles?

*Laura Estadella

Anuncios