Conversando con alumnos

Una de las cosas que más me apasiona de dar clase es la gente que conoces. Alumnos a los que coges cariño y, con los días, terminas rompiendo la barrera que os separa para hablar como amigos y conocidos de toda la vida.

grupoAlumnos

Nos sentamos en un bar, con una cerveza delante y hablamos. Hablamos de todo menos de exámenes. ¿Lo que más preocupa? La falta de trabajo, dónde hacer las prácticas, si hay posibilidad de quedarse en dichas empresas, qué haría yo en su lugar…

Y siempre doy mil y un consejos que os resumo en 5 puntos (para evitar que me bloqueen el blog por abuso de espacio).

1. Sal de la zona de confort

Me encantan las mañanas de relax, sofá, libro… Pero hoy me apetece subirme a una moto e incluso conducir una por primera vez“.

Motívate por hacer cosas nuevas que jamás hayas hecho. Deja de lado la monotonía del día a día, da un paso más allá. Ten ganas de evolucionar como persona, arriesga. Si haces lo de siempre, te vas a quedar tal cual estás.

(vía Inknowation)

2. La formación no es inútil

He hecho muchos cursos de formación y seguiré haciéndolos. Cuesta encontrar trabajo pero, ¿qué hago encerrada en casa?“.

Se que lo que interesa es encontrar un trabajo rápido pero aprovecha los cursos para formarte, para ampliar tu currículum y para crear una carrera de oportunidades. ¡Quién sabe! Tal vez la empresa en la que haces las prácticas sea tu futuro lugar de trabajo.

3. Marca la diferencia. Búscate la vida.

– Laura, quiero hacer las prácticas en un supermercado. – ¿Realmente quieres trabajar en uno en un futuro? – No, bueno, no lo se. – Busca otro sitio.

El 80% de alumnos que he tenido quieren hacer prácticas en un supermercado. ¡Error! ¿Por qué un supermercado? ¿Porqué hay muchos y en todos lados? ¿Porqué te crees que es fácil trabajar ahí? ¡Se listo! Si todos quieren ir al mismo lugar, tu ve a otro. Y búscate un sitio con posibilidades de quedarte.

Pura matemática: 1 puesto vacante en un “super” (20 aspirantes); 1 puesto vacante en una joyería (2 aspirantes).

4. Tus “compis” de curso, unos grandes aliados

Gracias por hacer sentir a mi hijo tan a gusto en el curso, lo habéis cuidado muchísimo y os tiene mucho cariño. Sois un grupo muy bonito. Gracias a todos

Siempre hay algún compañero de clase que tiene un amigo el cual tiene un amigo… Y te pueden enchufar a currar. Con ello quiero decir que no te quedes al fondo de clase sólo/a. ¡Relaciónate, habla con ellos, forma parte del grupo…!

Importantísimo destacar por ser un currante y aplicarte en clase (guiño a los que estáis siempre con el móvil en la mano durante la clase o a los que hacéis ver que escucháis y se os caen los párpados).

Lo veo todo.

5. Pisa fuerte

He mandado miles de mails con mi currículum. No he recibido ninguna respuesta. Fui personalmente a cinco, me llamaron de tres“.

Y es así. Porque la molestia de desplazarte tiene sus pros. Demuestras energía, motivación, ganas, “chispa”, empuje, iniciativa…

Y a todo esto, pedimos otra cerveza para seguir charlando.

Laura Estadella

Entrevista de trabajo: 4 errores típicos

Con los tiempos que corren, tener trabajo es todo un lujo.

Y el que no tiene, busca. Pero todavía se cometen errores muy comunes a la hora de realizar una entrevista o de asistir a ella.

 

4 errores típicos en entrevistas de trabajo:

Imagen-vía-estrategiaempleo.blogspot.com_

 1. ¿Cómo dices que se llama la empresa?:  Si eres de los que has echado un montón de CV y no te has enterado de dónde te han llamado, pregunta sin miedo (el teléfono puede que haya fallado en ese preciso momento). Apúntate el nombre de la empresa y, siempre (repito, ¡¡¡siempre!!!) infórmate sobre ella: quiénes son, qué hacen, dónde trabajan…

2. Ni llegar muy pronto ni llegar muy tarde: Llegar 30 minutos antes es señal que no tienes nada más que hacer, que tienes demasiado tiempo libre y que quieres hacer la entrevista lo antes posible e irte. Si llegas 30 minutos tarde, directamente te quedas sin el trabajo. Poca disciplina. En caso de no poder llegar a tiempo, llama con antelación. La empresa no depende de ti. Tú tal vez si. Lo ideal, llegar 5 minutos antes.

3. Dejarte el currículum en casa:  Se supone que la empresa tiene tu CV en el pc o en formato papel pero quedarás mucho más profesional si tu llevas uno en formato papel. Simplemente, por si acaso. Nunca se sabe si el que tenían se ha perdido o sinceramente, ni lo han imprimido.

4. Ir de punta en blanco:  No se trata de una boda. Como se supone que te has interesado por la empresa y habrás buscado información sobre ella, puedes saber el tipo de vestimenta que llevan. Si no vas a ir con corbata/pajarita todos los días, no te la pongas en la entrevista. Si no piensas ir siempre con los zapatos de ocasiones especiales, no te los pongas. Sé tu mismo. Tal vez una camisa y unos jeans sean más que suficiente.

Y al revés, si la empresa tiene una imagen muy marcada con traje diario, olvídate de las camisetas y las deportivas para la entrevista.

 

Laura Estadella